logo de Acupuntura Multisistemica

La Acupuntura en la Primavera (1 de 2)

Mar 29, 2015 | Acupuntura MCh, Clásicos MCh, Dietoterapia

La Acupuntura en la Primavera (1ª parte)

La primavera es la primera estación del año.

Empieza cuando la naturaleza se despierta después del largo y frío silencio del invierno.

Para los chinos de la Antigüedad, el invierno era la estación del recogimiento: uno debe ¨hibernar¨, meditar, volver a centrarse.

Como una semilla, nuestra energía vital así concentrada se desplegará en la primavera, estación que representa la juventud.

Es un nuevo comienzo, es la temporada del año “para levantarse temprano con el sol” y para “ir a caminar con brio”.

Como nos recuerda la MTCh, estas son actividades Yang que reflejan la naturaleza ascendente y activa de la primavera.

La filosofía china se basa en la creencia de que las fuerzas que gobiernan los ciclos de cambio que ocurren en el mundo externo están reproducidas dentro de los cuerpos y las mentes humanas. Los patrones de la naturaleza están resumidos en cada nivel de organización: desde la rotación de los planetas hasta el comportamiento de nuestros órganos internos.

Estas antiguas ideas orientales coinciden con lo que algunos pensadores modernos llaman el “Paradigma holográfico”. La organización del todo (la naturaleza) se refleja en cada una de las partes (plantas, animales, seres humanos).

Vamos a analizar la importancia que tienen los cambios de las cuatro estaciones en la actividad fisiológica del Ser Humano.

El Yin y el Yan en la naturaleza tienen sus leyes de cambio, de crecimiento y decaimiento en forma secuencial, y constituyen las cuatro estaciones: Primavera –Verano – Otoño – Invierno.

Como el Ser Humano es parte de la naturaleza, también su actividad vital sufre cambios de forma similar a las estaciones en la naturaleza, empezando por el nacimiento y acabando en la muerte, con etapas intermedias de crecimiento, madurez y decaimiento.

El Hígado y la Vesícula Biliar, cuya Energía (Qi) es afín a la fase de la primavera, induce al movimiento, a la expansión, a la iniciativa, a la acción; adoptando actitudes de valentía, de decisión, de optimismo, de imaginación, de nobleza, y de transparencia potenciando los objetivos.

¿Qué hacer?: las estrategias

¿Cómo hacerlo? La ecuanimidad en la mente y en las emociones.

Al igual que la primavera inicia el ascenso de la savia en los árboles, del mismo modo el Hígado aumenta la Sangre y el Qi, modula la intensidad y la fuerza de todos los movimientos y procesos.

Una de las principales funciones del Hígado es permitir el ascenso, la decisión y la depuración (Shu Xie), permitiendo la adecuada permeabilidad de la energía en sus procesos de ascenso y descenso (dinámica de la energía “Qi Ji”).

Estos procesos son vitales para evitar que la Energía y la Sangre se estanquen (que se manifestaría en el cuerpo con dolor) así como en las emociones (que se manifestarían con enojo, ira, disminución de la motivación y del estar conscientes de nosotros mismos y de nuestra libertad para expresarnos).

No podemos dejar de observar que la vida de las plantas va emergiendo a la superficie después de la hibernación.

La vista del color verde (color relacionado con la energía del Hígado) de las plantas jóvenes delicadas alimenta el alma a través de los ojos (órgano de los sentidos, ventana al exterior donde fluye la energía del Hígado) y por tanto el apetito disminuye y el cuerpo se limpia naturalmente a sí mismo, no solamente de los residuos de los alimentos, sino que también del deseo excesivo y de las emociones acompañadas de insatisfacción, impaciencia  e ira. La vista se vuelve más clara y las cosas se ven de una nueva forma.

En la primavera, el Hígado se descompensa si es frágil, y pueden aparecer diversos trastornos, aparentemente dispares: alergias, cefaleas, fatiga, varices, hemorroides…

Es algo característico que, en la medicina china, este desequilibrio a menudo invita a mezclar plantas Yin y Yang.

Uno de los periodos más favorables para hacer una cura de primavera es el mes lunar que engloba el Equinoccio de Primavera, las fechas de este mes lunar cambian cada año. Por lo tanto hay que consultar el calendario para conocerlas. Este periodo conviene en particular a las personas con buena salud, que quieren equilibrar su energía y armonizar el funcionamiento orgánico general. Pero si sufre un problema particular, si tiene el hígado frágil y necesita más cuidados, puede empezar la cura primaveral con la aparición de los trastornos y continuar más tiempo.

Feliz Primavera

 

La Acupuntura en la Primavera (2 de 2)

Autor de publicación

José Luis Alabau Escolano

DIRECTOR Y FUNDADOR de la EAM
error: Contenido protegido !!